Buscar este blog

viernes, 16 de mayo de 2014

Posted by violeta 17:36, under | No comments

El sistema/3

 QUIEN no se hace el vivo, va muerto. Estás obligado a ser jodedor o jodido, mentidor o mentido. Tiempo del qué me importa, el qué le vas a hacer, el no te metás, el sálvese quien pueda. Tiempo de los tramposos: la producción no rinde, la creación no sirve, el trabajo no vale. 

 En el río de la Plata, llamamos bobo al corazón. Y no porque se enamora: lo llamamos bobo por lo mucho que trabaja. 

Eduardo Galeano - El libro de los abrazos.






Y nada tenía de malo, y nada tenía de raro,
que se me hubiera roto el corazón, de tanto usarlo.

sábado, 10 de mayo de 2014

Alejandra Guzmán y Franco De Vita-Tan solo tu-en vivo-Auditorio Nacional...

Posted by violeta 20:31, under | No comments

Enrique Iglesias Hero En Español

Posted by violeta 19:39, under | No comments

domingo, 4 de mayo de 2014

Posted by violeta 15:23, under | No comments

La desgarradora y prohibida pasión que dos escritores mantuvieron en secreto durante toda la vida
04/05/2013

idea
“—¿Nos moriremos sin aprender a hablarnos?, pregunté.
—Siempre nos costó, dijo.
—Te acordás de aquella vez que llegaste, después de tanto tiempo y estuvimos veinte, treinta minutos sin hablar. Me inhibiste siempre en todo.
—Sí, dijo.
—Vos también, dije.
—La primera vez que te vi quedé loco por vos. Nunca entendí lo que me pasaba; pero estaba loco por vos.
—Nunca me lo dijiste.
—No. Pero no se trataba de deseo; si no, no sentiría esta horrible ternura que siento por vos, dijo.
Y me miraba por momentos; por momentos volcaba la cabeza; se mordía el labios superior, con una expresión de impotencia, de desesperación”.
… de desesperación…
Todo esto está escrito por Idea Villariño, la poeta. Sobre (y para) Juan Carlos Onetti, el escritor. Estuvieron juntos sólo nueve veces en veinte años. Pero su historia de amor duró cuarenta. El se murió, claro. Ella también.
Uruguay. Comienzo de los años 50. Ella era amorosa. El, maldito. Almas gemelas. El encuentro, ese encuentro, se produjo en un café del centro de Montevideo. “Onetti estaba seduciéndome a fondo con lo mejor de sí mismo. Tanto que yo me quedé convencida de que aquello era la séptima maravilla. Esa misma noche me enamoré de él. Me enamoré, me enamoré, me enamoré”.
Y desde ese día, nunca más se separaron. Hasta que se murieron. O en realidad, lo único que hicieron desde ese día fue separarse. Desde ese día y hasta el último, estuvieron juntos pero separados. Mágicamente, porque podría decirse que la magia del amor fue un componente importante. Se mataban en la cama y después de días y de noches de encierro, le venían meses o años sin saber nada el uno del otro. Se mandaban al carajo. Y volvían a estar juntos. Una y otra vez. Ella se refugiaba en sus escritos, le escribía poemas, libros enteros, su vida. Él, él callaba. O andá a saber…
“Fue el último hombre del que debí enamorarme. Sí. Porque éramos lo más imposible de juntar que había. Nunca entendió el ABC de mi vida, nunca me entendió como ser humano, como persona. Y así teníamos nuestros grandes desencuentros. Si yo hablaba de algo sumamente delicado, él me salía con una barbaridad. Decía cosas que me hacían echarlo, imposibles de soportar. Una noche me llamó desesperado para que fuera a verlo. Yo estaba con alguien que me amaba y lo dejé sólo por ir a pasar una noche con él. Una única noche de amor con él”, contó Idea, antes de morir.
Inevitabilidad, se llama. Dos que se despiden sólo porque saben que van volver a juntarse. Un mismo amor. El mismo desencuentro. O no. Quizás, sólo quizás, existan almas que vibran juntas a pesar, incluso, de lo que ellas mismas traten de hacer para separarse. Pese a todo – aclaró Idea – “Onetti fue el hombre más importante de mi vida”. Cuando él murió, ella se enteró de la noticia sin sorpresa. Ya sabía lo que iba a sentir. No sólo porque ya lo había presentido. Sino, además, porque ya había escrito algo para ese momento…
Ya no será
ya no
no viviremos juntos
no criaré a tu hijo
no coseré tu ropa
no te tendré de noche
no te besaré al irme
nunca sabrás quién fui
por qué me amaron otros.
No llegaré a saber
por qué ni cómo nunca
ni si era de verdad
lo que dijiste que era
ni quién fuiste
ni qué fui para ti
ni cómo hubiera sido
vivir juntos
querernos
esperarnos
estar.
Yo no soy más que yo
para siempre y tú
ya
no serás para mí
más que tú.
Ya no estás
en un día futuro
No sabré dónde vives
con quién
ni si te acuerdas.
No me abrazarás nunca
como esa noche
nunca.
No volveré a tocarte.
No te veré morir.
(Gracias Ronnie Arias)

Tags

FOLW ME

Social

videos- poemeas- noticias- homenajes

Etiquetas