Buscar este blog

miércoles, 1 de enero de 2014

Posted by violeta 8:13, under | No comments

Santiago Pablo

Se ha compartido públicamente.  -  10:49
 
Profeso Tu Renacer, Seré Tu Espejo…

Me dirijo a tu casa, con el metálico escozor
De tu mirada abyecta
Clavada en un adiós sin fingimientos
Ofuscando tu aspecto de bella damisela
Castigada por el cruel reflejo de la realidad
Cuarteando los encalados muros de tus sueños.
Desleída cuan un alma desabrida, te hallo,
En un rincón opaco a la resignada existencia
Del dolor desgajado e incomprensible
Masticando la hiel del extraído acervo tenaz
De un mundo obstinado en quebrar tu bondad
Y no saben de mí, tu hacedor de centellas.
Las náuseas por extirpar espíritus te invaden
Secas tu mar de salitroso auge, capa ciega
Asida a tus retinas irritadas y adoloridas
Dejas la seda de mi pañuelo mimar tu beldad
Acogiendo mi deseo de sentir el delirio
En tromba de tu sonrisa empática, tu ímpetu.
Obras, razón en mano y creces, llama rotunda
De renacido lapso apenas llegado en silencio
Sin algaradas, con brazos abiertos, oportuno
Linimentos he dejado en tu recuerdo cincelado
A golpe de roce, de piel a piel, de complicidad
Ya somos uno, parto hacia la cóncava cúspide.
Toma mi obra, afiánzala en tus manos ágiles
Moldea el céfiro que satura el velamen nuevo
Y piensa cada vez que decaigas, en mi reflejo
Mi roída piel cuan cuero viejo, por el tiempo
Atisbando muescas de expiaciones logradas,
Nada sacudirá tu arte con tu ardiente fanal.
Ya me fui, soy historia, soy delirios y sombras
Mas soy puerta, entrada a rescoldos nuevos
A ungüentos de soñadores y brazos en alto
Sabedor de olvidos y rodeos, en enconos asidos
Cuentas satisfechas, irresueltas contiendas
Y brisas cargadas de certidumbres de lograr.
Llegas con suave piel, cúrtela con sabiduría
Seré tu espejo, porque tu renacer profeso
En lianas desligadas de pasados atrincherados
Rutas hechas llevan a la seda, y atavíos nuevos
Por ello no me gimas, me fui, siempre estoy
La realidad surte anhelos de terciopelo dócil.

©Santiago Pablo Romero.El Caminante Y Su Sombra.Bluesman.

Imagen: Foto de Xaime Cortizo sobre una en exposición de Cristina García Rodero & Autorretrato
Mostrar menos
1
Foto del perfil de Violeta Gandini

Santiago Pablo

Se ha compartido públicamente.  -  29/12/2013
 
En Tus Ojos Habito…

Paseando la noche
Interrumpió mis sueños pacientes,
Aquel duende de alma nívea
Para instruirme en un atisbo del edén.
Pacía gélida la aurora
Cuan si esperara para tomarme
Por las solapas de mi desvencijada piel
Rezongando a la espera de la beldad extrema.
Móstrote este emolumento para los sentidos
Al ser portador de una pupilas perceptivas
Capaces de reflejar la sensibilidad
De la excelsitud sin equívocos en su fausto.
Déjote para que pixeles la magnificencia
Te insinúo ser raudo, suave, raso, perceptivo
Habrás de abrir tu diminuta esencia
Al júbilo sin perder los vigores de la alborada.
Y desdibujas el contorno del algodón yéndose
Mas no, partiendo no, abriendo paso sublime
A un destello preciso, fulminante, alborozado
Tallando cada uno de sus detalles hábilmente.
Regalándonos un acervo de sensaciones sutiles
Que quiebran el equilibrio de cualquier mortal
Dejado entre su diminuta índole y la superior
Aquella que puntualiza sinusoidales radiantes.
En tus ojos habito, hoy, me levas en volandas
Al séptimo reducto de quietud dócil
Sereno éxtasis en tu destello
Sorbo la miel y la sal, miscelánea de cicatriz
Y sutura, de nervio y calma
Toma mi ofrenda cuan sencillo alegato.

©Santiago Pablo Romero.Bluesman.
Img.Subida Sancho DG. MIKerioeskuderodelArma
Leer más (31 líneas)
1

Hangouts

Da vida a tus conversaciones con las fotos y las videollamadas
Saluda a Santiago

Santiago Pablo

Se ha compartido públicamente.  -  27/12/2013
 
En el filo de la navaja…

Encrespado sientes tus ojos en dilemas ocultos
Y muerdes tu labio inferior en rabia contenida
Ante el conflicto sin solución de asirte o no.
Hinco las uñas en mis palmas por no romper
Cuan espejo donde viste un rostro desconocido
Al tragar saliva, en una plúmbea amanecida.
Azafranes tintan tardes de pantanos pútridos
En el resquemor de caídas de ignaros silentes
Preñados de estulticias mil sin fundamento.
Tras mucho quebrar nómadas en desiertos
Beber en pozos de lodos sacramentados
Y rodar por acequias de medio pelo, vuélvome.
Ante la cara desleída de un poema sin apodo
Refuljo de sombras ansiadas, azulinas de plata
Sin menoscabo de cleptómanos, prejuiciados.
Sentiré el filo de la navaja partir las entrañas
De un cuerpo despojado de alma sin esmeros
Y volveré el rostro hacia la expiración, lucharé.
Serán mis amigos los que porten el yacente
Impío hombre sin tapujos, abrupto sin vida
Al bajar la curvilínea sinusoidal del riachuelo.
Sembraré de lacrimales fluyentes el túmulo
Desde el que reprimirán las huestes vencidas
Por portar la roca pequeña, firmeza hirsuta.
Escrito quedarán por sus pasos, la huella
De una voz cernida por el tamiz de sus arrojos
Erguidos detrás de su intensa saciedad sonora.
Ágoras clamarán con brazos altivos, un son
Dirimido por espíritus henchidos de grandeza
Y sobarán el cielo increpado con sus sonrisas.

©Santiago Pablo Romero.Bluesman.
Leer más (30 líneas)
1

Santiago Pablo

Se ha compartido públicamente.  -  26/12/2013
 
Abre los Ojos…

Ríos de contornos cenagosos, se deslizan
Cercanos a mi cama, de humedad podrida
Y mis pies recojo, cuan pequeño gorrión,
Me adentro entre los almohadones raídos
Sorbiendo la aridez en mis párpados vencidos
Sumergiendo mi poco existir en mares oscuros.
Rompen los cristales de botellas vacías
El último sorbo de bourbon, tose mi gaznate
Cuan si llamarle quisiera, rogando una caricia
De alcohol que embriague mi estío interior
Antes que el torbellino se lleve mi esencia
Mientras la mirada perdida en tu foto dejé.
Suenan unas cerdas rasgadas en el cementerio
Es último brío, graznan los cuervos perversos
Al son de una palmaria hacienda a repartir
Todos festejan su pena, con cabizbaja sonrisa
Las colas hacen doler las manos, difícil dolor
Su plata ha jalado el vuelo de los carroñeros.
Ha entrado fortuna en mi chabola dislocada
Gritando en la voz rasgada del bluesman
Corea a son de blues, que el río está bajando
Nada hemos de temer, a carcajeos frenéticas
Se revuelca por entre las hierbas del porche
No le pesa ni el hambriento acervo derruido.
Suena una armónica su lastimero son metálico
Desgajando cada sonrisa de mis labios visuales
Danzando al son de una lacónica cena sin sal
Y abro los ojos al cielo de tu danza sensual
Derviche de mis sueños, alrededor de tu trazo
Me envuelvo semejando mi torso a tus curvas.
Gritas… Abre los ojos, ya nada te puede
Parpadea, déjate enredar por la sincera savia
De un árbol que nada te pidió, y cobijo ofrece
Ya no rompo espejos, me enfrento a mi yo
Ofuscado son de torso de negro calamitoso
Mas me reconozco, me recorro por las fisuras.
Abre los ojos, hermano que todo es bello
Incluso el negro, al salir la luz azabache será
Jajaja, ríete de mi locura, es gratis y cercana
Carcajéate de mis dolencias menstruales
Porque si ella llora, me ahogo en su salitre
Sembraré estrellas, para que espigues el cielo.

©Santiago Pablo Romero.Bluesman.
Leer más (42 líneas)
1

Santiago Pablo

Se ha compartido públicamente.  -  24/12/2013
 
Que OS Sea Bonito…

Podría buscarte entre las aguas, y no hallarte
Querer recordarte y olvidar como era tu cara
Pretender asirme al aire, para volar contigo
Y claudicar ante las esferas brillantes del cenit.
Quisiera emular el roce suave del terciopelo mimándote a cada segundo de cruda realidad.
Beberme el río, si es impedimento a tu paso
Subir a la luna, decirle lisonjas hasta que brille
Para poder relucir tu rostro, con una sonrisa.
Hubo un día donde las redes prendieron el sol
Haciéndonos cercan@s, tanto, hasta tocarnos
Sentirnos a cada paso, sorbernos en el salitre
Consolarnos en cada torrentera derramada
Ilusionarnos con cada soflama esgrimida en Fa
Pues nuestro paso incierto, se hizo en melodía.
Sirvió para poner en nuestro sino esa luz
Increíble de llegar sin la suerte de la inocencia
Del pecho descubierto, de la verdad certera.
Asomaron resquicios, y solventamos las crestas
Arribamos a puertos lejanos, y estabas tú
Soflama de candiles radiantes, sonrisas plenas
Sabiendo ver el lado positivo de las cosas
Aprendiendo a olvidar la maldad, y lo nocivo,
Desterrando cada esquirla que se acercara
Y conseguimos ir creciendo poco a poco,
Flor a flor, de mimos a besos, en ojos nítidos
Por todo ello, no dejo a nadie en el escondrijo
Nadie de vosotr@s que disfrutasteis conmigo,
Y me hicisteis sentir el verdadero sentido vivo.
Ahora seremos libres, porque ataduras frágiles
Cayeron mientras subíamos, hoy ceñiremos así
Los lazos que nos une, para despejar la aurora.
No nombro a ningún@, porque tod@s tenéis
Ese vano en mi pecho, los que estáis, los ya no
tod@s alimentáis mi sabiduría, y me hacéis Yo.
Gracias por avivar mi fanal cada instante…
Que Os Sea Boooonito…

©Santiago Pablo Romero.El Caminante Y Su Sombra. Bluesman.

http://elcaminanteysusombrabluesman.blogspot.com.es/

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=715093621834364&set=a.303500519660345.84172.303262026350861&type=1&theater
Leer más (45 líneas)
1

Santiago Pablo

Se ha compartido públicamente.  -  5/12/2013
 
Mandela, De negra piel, de nívea alma…

Largo es el camino
Entre la roca y la arenisca
Y todo llega
Rompientes de libertad
Se desgranan en las rejas
De un hombre amarrado
En anaqueles de hierro candente
Por aspirar a sembrar igualdad
Entre sus congéneres
Para dejar las diferencias
En el borde del mar
Único testigo que espumea los pies
Sin mirar el color
Sean infinitos los escollos rotos
Las cristalinas aguas teñidas
Con sangre de hombres esclavos
Rompiendo cadenas
En pos de un céfiro que resuelva la contienda
Para con sus hermanos
Sin miradas altivas
Designios de libertad suenan en la atalaya
Hoy se marcha la voz
El grito sonriente, la esperanza
Luchadora efigie de nívea cabellera ensortijada
Beneplácito para un espécimen unánime
Líder de los sigilosos vencedores
Porque dejan correr sus quejidos
Mientras las cuchillas desgarran su piel
Y no somos capaces ni siquiera
Devolver un reflejo de nuestro firme mirar
Pues a nosotr@s mismos nos da miedo
El desgarro que porta en su alma
La piel no es más que un adorno flagrante
De la derrota que se cierne en su interior…
Arriba un velero en los pantalanes del cenit
Salir a tocar las balandronadas
Ha llegado el que portó sobre sus hombros
El cambio digno, el sorbo de aura
La mescolanza estricta de una suma natural
Ante la explotación de unos pocos demonios
De clara piel, y negro corazón…

©Santiago Pablo Romero.El Caminante Y Su Sombra.Bluesman.
http://elcaminanteysusombrabluesman.blogspot.com.es/2013/12/mandela-de-negra-piel-de-nivea-alma.html
Leer más (44 líneas)
1

Santiago Pablo

Se ha compartido públicamente.  -  26/11/2013
 
Mujer Arcoiris…

Divago por la incertidumbre de tu cuello
Dibujo las grietas de linóleo brillante de tu tez
Disimulo tu pátina multicolor en el rincón
Dificulto al sol, su quemazón, con mi rendición
Diserto una arenga absurda en silencio
Dirimo mis culpas de tener tu apático desaire
Diapasón de lóbregas flores de otoño
Disipo un cauce fluyendo en tu pecho pleno
Dilapido el crédito de tu confiar sin ambages
Dislexia en ágoras colmadas de voces se violan
Diseño el plan perfecto para robarte al edén
Divertimento de danzas sobrias se licúan
Diluvia tu llanto de multiplicidad ambarina
Diablos de recatadas próceres se malversan
Distantes han quedado las gotas iconoclastas
Diana de tu sentir triste en mi despedida
Diáfanos son los puertos del corsario sin notas
Diagnosticaste su caída, y aún sigo cayendo
Dividiendo el antes y el después, quebrantando
Divina te subes a las alturas, asiendo mi mano
Ditirambo de tu belleza sublime, sé de ti
Diestra semejanza entre la aurora y la luz
Distas de portar la malicia, eres excelsitud…

Santiago Pablo Romero.El Caminante Y Su Sombra.©

Imagen: Petr Dmitriev.
Leer más (25 líneas)
1

Santiago Pablo

Se ha compartido públicamente.  -  11/11/2013
 
Círculos Boomerang…

Cuadriláteros lacerados por las esquinas
En puños de lengua voraz y saliva retinta
Sin cuerdas ni ataduras, sencillos incómodos
Apenas beneficio se cierne, mas vaga ilusión.
Así se visten los escrutadores de ágoras llenas
Desean el paraninfo preñado de voces siervas
De palmas acompasadas a ritmo del pastor
Hacen llamarse poetas, porque comen pétalos.
Rudimentarios apócrifos de lenguas tordas
Les llamo yo, cuando les veo en la retícula
Mirándose el ombligo, desvían la cara al paso
Adocenados señores de esquirlas falaces.
Las cubiertas repletas de palomas evacuando
Aunque sus barrigas orondas aletean hipos
El etanol enfermizo hace su juego, olvidándose
Ya sus carrillos rojos,  dibujan su embriaguez.
No, no te quiero a mi lado, falaz embustero
Que cubres de leyes y nostalgias el papel
Desaparece por la mudez de un instante
Nada escapará a los círculos, todo vuelve.
La inocente mirada de unos azabaches luceros
Redimen mi paseo por entre las terrazas
Plenas de luz de la tarde, cuando el sol cae
Deshilachando sus rayos a mis pies, sencillos.
No haré de tu altivez, oda que redunde
Porque el silencio que elegiste, será tu canto
No me oirás melodía en el fórum colmado
Pues mi voz se cuela entre la maraña,
Desnuda a la hembra, reduce al macho alfa
Agiliza la brisa de los aposentos y te apaga
Cuan si fueras cantinela vana en el abismo.

Para Aquell@s Garantes de la Palabra
Que demuestran ser adormilados,
Mas no son más que adoradores de sus propios ombligos…

Santiago Pablo Romero.El Caminante Y Su Sombra.©
Leer más (36 líneas)
1

Santiago Pablo

Se ha compartido públicamente.  -  7/11/2013
 
El Papel.Mojado.

En otro de mis paseos, me encontré con un tío, más negro que un tizón. Me dije será así de verdad, o habrá anochecido. Pero no, la oscuridad se concentraba sólo en su persona. Cuan mi sorpresa cuando me sonrió, me miró, fueron luceros radiantes que salían cual una cueva preñada con el sol, por todas sus rendijas salía luz. Sus palabras fueron, hambre, no robo. Me ofrecía uno de esos papeles, tan dobladitos que casi da pena limpiarse las narices con él. Le contesté, tienes hambre, pues hoy te la vas a saciar. Nos fuimos un poco retirados, a la sombra de un inmenso árbol. Abrí mi talego, saqué unas latas de atún, un chorizo, una barra de pan y lo repartimos, para engullirlo dos latas de manjar de dioses.
Me llamo Bluesman, yo Silosé. Ya si lo sabes no vienes, eso,eso… nos reímos ambos. Es mi amigo, le dije mirando al árbol, pero no puso cara de asombro ni nada por el estilo, simplemente sonrió. Cuando dio cuenta de su parte de las viandas, sonrió de nuevo. En mi país muchos amigos como éste, pero también de los otros. Lo que no hay es mucha comida, bueno haberla sí la hay, pero la tienen unos pocos, los que controlan todo por las armas. Nuestro suelo es rico en el cristal maldito, por ello los blancos matan, y nosotros o nos matamos o huimos. Después llegamos aquí, primera palabra, papeles. Piensas papeles, qué papeles. Allí decimos hambre, y comemos, pero papeles no se comen. Para ir para allá o acá, los policías dicen que tengo que tener papeles. Sólo pido un lugar donde vivir, trabajar y comer. Poder hablarle a todo el mundo sin que te miren como si fueras un asesino o algo peor, no sé si hay. Pero alzó los candiles azabaches que tenía, y sonrió de nuevo.
Entonces hable yo. Aquí tenemos papeles para decir que somos de aquí. Papeles para decir que tenemos que obedecer unas normas, por cohones. Para decir que el amor está sellado de por vida, no será el amor pues le llaman matrimonio, algunos de conveniencia. El amor no se empapela, pero bueno. Tenemos papeles bien enrolladitos para cuando terminamos de cagar, sí esos que has visto para cortarlos por todos sitios menos por los puntitos y hacer su trabajo en el moji. Los dedicados a establecer el matrimonio sirve para que al casarte te echen arroz y después todo sea paella.
O para que el tío le zumbe todo lo que quiere a su mujer porque está frustrado con algo o alguien y lo pague con ella, para eso es suya, cabronazo. Papeles para decir que eres un kamikaze a las manos de un coche que vuela rasante por las calles. Papeles para amarrar la voz del poeta, cuya voz tiene de compañera al aire. Qué sabrán. Lo atrevida que es la ignorancia. El poeta clama sus sentimientos para alimentar los sonidos de la naturaleza, no los enjauléis.
Pero bueno también sirve para doblarlos cuidadosamente, empaquetarlos de a diez en bolsitas, y ponerlos en las manos de los negros en los semáforos. A esto se rió a carcajada, pero todo eso es papel mojado. Por lo menos cuando llueve.
Vamos demos un paseo, te enseñaré este fantástico bosque dentro de la ciudad, hablaremos con personajes que tu conocerás mejor que yo, pero que seguro nos sirve para sentirnos mejor. Silosé, mira que Silosé.
Pues anda que Bluesman. Nos reímos los dos a carcajada, a ritmo celestial. Sin rencores, mientras nos adentrábamos en el bosque de enormes ficus.
Leer más (63 líneas)
1

Santiago Pablo

Se ha compartido públicamente.  -  5/11/2013
 
Hoy cerré los Ojos.

Paseé desde el asiento a la sombra de mi árbol preferido, algunos lo llaman sagrado, será por sus lágrimas, será por el efecto sanador de sus raíces,  yo digo simplemente que me cobija y me da sombra, me ayuda a pensar y ver con ojos cerrados.

Vi pasar por delante la arena del Sáhara, abandonados por los peninsulares a su suerte. Marcharon los de kufiyya sobre sus cabezas, cerca de sus tierras santas, abandonados por el último gran imperio del mundo. Pasaron niños portando grandes piezas de barro esperando se conviertan en ladrillo, para poder llevarse a la boca algún mendrugo. Otros con k-47 encañonando a otros minúsculos hermanos, alentados por el ansia engendrada por la explotación de coltán, para que podamos lucir nuestros mejores y más avanzados juguetes tecnológicos.

Algunos de estos amasijos de huesos, te miran y saben que los ves aún con los ojos cerrados. Te perdonan, pero no te olvidan.
Viajaremos al  extremo de una isla de negros de descendencia española y disfrutaremos del despilfarro de las vacaciones de TI. Y en el extremo opuesto se mueren de hambre y de peste por la insalubridad de las aguas y las condiciones sanitarias mínimas, por no decir inexistentes. A tiro de piedra de nuestra gula.
Qué suerte tengo de ver pasar con ojos cerrados, bajo mi sauce llorón. Tuve suerte de nacer en este lado del charco que me permite mirar con ojos cerrados y decidir si como o me voy a la cama sin comer. Ellos por mucho que abran los ojos no podrán vernos, nos mirarán y nos perdonarán.
Leer más (31 líneas)
2

Santiago Pablo

Se ha compartido públicamente.  -  1/11/2013
 
Silueta Soy…

Apenas una ondulada
Mota de polvo
Sobre el cristal.
Superficie vacilante
Del tiempo corrompido
Cincel insoslayable
Pilón golpeador
En mi estómago hambriento


No logro seguir, siendo bella
Agonizo de inanición
Cruel tictac
Maldita gravedad
Odio a newtonianos
Enseñaronnos la verdad
Gravitacional valetudinario me convertí
Momia de cueros carcomidos
Busco mi reflejo en el lago
El aire protector, se mueve
No deja
Que me olvide, que me borre,
Que me ahuyente, la realidad,
Encalada sobre  aquel excelso recuerdo.
Nada queda, nada soy, silueta preexiste.
Leer más (23 líneas)
1

Santiago Pablo

Se ha compartido públicamente.  -  30/10/2013
 
La Musa Aceitunada…
Los cartílagos extendidos
En el regreso de la noche alienada
Zumbidos en tu cabeza, giran cuan diábolos maltrechos
Los brazos te llaman, se estiran
Y tú, dislocada ante tu cara deformada, resuelta
Un cuerpo pertrechado por las rayas del caballo
Unas alforjas manchadas arrastras sobre tus hombros escuálidos
Tus viajeros preferidos te gritan
La distancia te responde
Sus dedos no te tocan, te acarician y se tambalean
Tras las máscaras del placer y los vuelos inmisericordes
Desvencijada te arrastras en el piso gélido
Musa de piel aceitunada, te llamaba
Resbaladiza entre sus dedos
Recortes de fotos, encuadres dispares, sombras sin luz
Ya sangras sin heridas, lloras con lágrimas de cristal
Asesina de inocencias noctámbulas
Entre paredes níveas, inmaculadas
Perdiste tu dolor
Supuras las cicatrices mal curadas, y rezumas indulgencia.
Niña que ya no eres, ni tirabuzones de oro portas.
Leer más (21 líneas)
1

Santiago Pablo

Se ha compartido públicamente.  -  27/10/2013
 
Tiempo de Luz.

Se apelmazan los metálicos sonidos
Entre campánulas y quejidos
El horizonte se ciñe lleno de luz
Tu sonrisa aquejada por el dolor, sientes
Ha llegado la hora, es el tiempo, es él.
Sientes su fuerza y bravura, su valentía
Cargando tus ganas, tu entereza
Y se esfuma el dolor, mientras espoleas
Las puertas del cielo se abren
Para dejar pasar un destello brillante, es él.
El sembrador se atiborra de silencios
Los nervios discurren sobre su nacárea piel
Entra, sale, cierra las puertas, roe sus miedos
Cuan nunca supo sentir vibrar sin igual
Le invade la desazón, el sortilegio, es él.
Un grito sordo, un alarido contrariado
Se desplazan los mares, se abren las entrañas
Rezuman los sudores, sobre la vertiente de ella
Sufre y ríe, grita y resiste, se adueña de sí
Y todo fluye cuan bergantín en la mar, es él.
El gesto se torna, el alivio aparece, su voz
El lloro, nacientes zalemas, su mano pequeña
Mordiendo el sopor del hambre, es él
Lleno de vida, dibujando la excelsa sonrisa
En las fauces de su autora, cansada, rendida
Mas plena de gozo, satisfecha de su obra, es él.
Pleno de ímpetu, irrumpe sobre los otr@s
Contar quiere, compartir desea su fruición
Se sabe hombre afortunado, colman sus ansias
Y se desparrama en salinas agujas de alegría
Ferviente oleaje desabrido que allana la vida.
Es el tiempo, su hora, mi reducto de simpatía
Elevo mis manos al firmamento, por ti
Por él, por ella, por nosotr@s que nadamos
En el regodeo del escultor sobre sus piedras
Sabiéndonos faustos en la buena nueva, Él.

Santiago Pablo Romero.©
Leer más (36 líneas)
1

Santiago Pablo

Se ha compartido públicamente.  -  22/10/2013
 
Afilando el Acero…con los JASP

Cuando el nutrido de voces gritaba
Él a carcajada batiente, se alisaba la camisa
Para evitar la grosera estampa de su gula
Maniatada en los hilos de las paralelas del €.
Agarrotadas están sus conciencias
Incrédulas ante la barbarie que acecha
Obnubiladas por la ferocidad desplegada
A capa y espada, con el beneplácito germano.
Barbas por doquier, sean helenas, o lusitanas
Se abaten ante su injusta tortura sin razón
Mientras resolvemos las quiebras internas
Las espadas refriegan a diestro y siniestro.
Las mejores mentes nunca habidas en la Iberia
Se escabullen a la voz de la sirena germana
Que sin amarres a ningún mástil, las quiebran
En la rémora, de un duro pan en la alacena.
Elegimos, sí elegimos, porque cuan Adolfo, sí
Nuestra versión más animalista lo nominó
Por rencillas de trabajos mal dedicados, sí
Mas es el momento de claudicar al yerro.
Hemos de cortar el miembro tullido, el túmulo
Antes que rescatemos la no tan lejana polilla
Que aún deambula en amos de gracia nacida
Dicción servil de la vida, alfas que son omegas.
Eliminan las dependencias de los mayores
Invaden la bienhechora versión de la salud
Quitan tu pan, para alimentar su mascota
Y soliviantan la Palabra, se adueñan de ella.
Buscan cercenar a aquel que osó levantarse
Contra la desigualdad antinatural del señorío
Mediante la fuerza del raciocinio y la equidad
La angostura de sus cuellos pide aire…
Pobres de espíritu, y ricos en malquerencia
Juegan con una piedra de afilar y un acero
Se están fabricando su propia hoja aguzada
Y conseguirán estar más orondos, ser más acaudalados,
Mas serán cuerpos inertes
Que una vez poblaron una denigrada alma…
Leer más (37 líneas)
1

Santiago Pablo

Se ha compartido públicamente.  -  13/10/2013
 
La Vida Fluye…
He subido a buscarte
Al otero donde posabas,
Ante la luna, tu desnudez
Para hablarte del sonido inocuo.
Me has sonreído
Bajo tus ralas barbas de sabio
Y en tu placidez me has seducido
Entre la nebulosa angorina de tu chal.
Has tomado de mi pecho
El acervo de desvelo oprimente
Acariciando mi piel sin tocarme,
Cuan la brisa marina que yergue sus velas.
Me supe dormido, atrapado entre algodones
Rezumando fluir benefactor
Para con la mirada lasciva del sátrapa
Y no tuve miedo, pues te sentí cerca.
El calmo atardecer me engruda
La perdida mirada en el serpenteo lento
De la mar tranquila
Se bifurcan las vías de cachalotes y sirenas.
Todo fluye, sin detenimiento
En el regodeo del cíclico acontecer
Apenas sin detener su mirada de soslayo
En consejos, fuerzas ni diatribas,nada se ataja.
Lustros, decenios, siglos, milenios
Quedan en la pétrea figura, esculpidas
Las huellas por manos efímeras, diminutas
Apenas unas motas contra el intangible paso.
Uno, solo
Dos, multitud
Tres, ejército de matarifes
Cuatro, discordias sin final feliz
De las manos rugosas se desclavan la pericia
En un clamor esquivo
Y ya te sé, en el fluir cómplice
Entendiendo la dimensión de nuestro paso
Tan ínfimo, que filtra
Cada caminar cuan si no fuera necesario
Y tan preciso.
El ciclo se concatena sobre el fondo argéntico
A sabiendas de la insuficiencia
No denotará influjos
En sentidos adyacentes al fluido imparable.

Santiago Pablo Romero.El Caminante Y Su Sombra. ©
Leer más (42 líneas)
1
Mis amigos son unos atorrantes.. los mas hermosos. Enormes.  Nunca sabré por que siguen siendo mis amigos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tags

FOLW ME

Social

videos- poemeas- noticias- homenajes

Etiquetas

Blog Archive

Blog Archive